Mario Mazzitelli: "El compromiso de Juan José Mussi es con Cristina. No con el Ambiente"

El compromiso de Juan José Mussi es con Cristina.
No con el Ambiente.

            La designación como secretario de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación de Juan José Mussi, sólo puede explicarse desde el armado electoral de Cristina con los barones del conurbano y nunca como política en defensa del Ambiente.
            Berazategui es una de las regiones más castigadas por la contaminación ambiental fruto de la ineficiente gestión del recientemente designado secretario.
            Para Mussi las prioridades parecen ser la cuenca Matanza-Riachuelo y Botnia. No está mal. Pero la crisis ambiental excede con creces dichos problemas y sus antecedentes no califican para poner en sus manos tamaña responsabilidad.
            En 1998  la empresa "Aguas Argentinas" se comprometió a construir una planta potabilizadora en Berazategui. Nunca la realizó. Fue emplazada por la justicia a realizarla y pagar al municipio por daños ambientales 300 millones de pesos. Tampoco los pago. En una audiencia de conciliación entre Aguas Argentinas y el Municipio, Mussi se negó a recibir la indemnización (¿?). Hoy con fondos del Estado Nacional se esta realizando una planta de menores dimensiones, que no es potabilizadora. Es Planta de Pre-Tratamiento, que sólo separa sólidos y no elimina los elementos contaminantes.

             Los desechos cloacales de parte de la Capital Federal y el GBA que transitan por Berazategui tienen por destino el Río de la Plata que se ve contaminado a pocos kilómetros de la costa por el lanzado, a través de un caño sumergido, de estos desechos. Allí aparecen algas venenosas, restos del cancerígeno PCB, metales pesados y un nivel general de contaminación que transformó al Río de la Plata en un lugar insalubre para todos los seres vivos.
          En la región los vecinos denuncian que hay tosqueras ilegales. Degradan la tierra, contaminan las napas freáticas y conforman verdaderos focos de contaminación en épocas estivales. Poco compromiso se vio de parte del municipio para terminar con este flagelo.
          También viene con demora la erradicación de los transformadores con PCB. Las denuncias de personas fallecidas por cáncer como consecuencia de la influencia de estos transformadores en el barrio San Juan de Berazategui – con un mapa de la muerte elaborado por vecinos y ambientalistas-, al igual que en los barrios Villa Mitre y Plátanos, vuelve a poner en alerta roja la mencionada designación.
            El tema de los residuos aparece encarado tardíamente por Mussi sin que todavía conozcamos los resultados de sus iniciativas. En un 1º momento en acuerdo con Julio Pereyra intendente del Municipio de Florencio Varela acordaron comprar un predio en la localidad de "El Pato" con ordenanzas que permitían que allí se arrojaran "desechos tóxicos, químicos" y de cualquier otra índole. Además del reciclado. Mussi dio marcha atrás frente al reclamo de los vecinos. ¿Lo sorprendió la designación de Cristina? 
  Los residuos son un problema en otros puntos del país, por caso el Ceamse de González Catán. Allí los vecinos autoconvocados vienen denunciando la contaminación y haciendo propuestas de reciclado desde hace años. Las autoridades de La Matanza del mismo riñón del ahora secretario, no han mostrado la más remota preocupación por la cuestión.
              Si abrimos el compás un poco más, nos encontramos con otra zona amenazada: las costas. Las costas son lugares frágiles y necesitan una defensa con la mayor energía. Estas áreas siguen sometidos a la lógica neoliberal, son espacios públicos en los que se hacen negocios privados. Los emprendimientos inmobiliarios y de las constructoras sumados a las actividades comerciales y turísticas, hacen el deleite del capital financiero que busca negocios rápidos de alta rentabilidad.  El peligro se cierne sobre Hudson partido de Berazategui del que Mussi podría no ser ajeno, igual que en Quilmes y Avellaneda con el mega-negocio inmobiliario de Techint al precio de sacrificar los humedales de la zona que cumplen una formidable acción ecológica, también el vial costero en Vicente López que sacrifica el espacio público a favor de intereses privados o el emprendimiento Mandalay en Villa Gessel donde empezaron a destruir los médanos –detenidos por la actitud decidida de los vecinos- cuando amenazaban ocasionar daños ambientales irreparables, con el único fin de realizar construcciones lujosas para particulares. En fin, sobre las costas argentinas existe una gran presión del capital inmobiliario frente al cual el nuevo secretario parece ser más parte del problema que de la solución.
                 Si nos alejamos de Buenos Aires encontraremos un conjunto de problemas agudos sobre los cuales no se conoce expresión alguna del nuevo secretario. ¿Cuál será su postura frente a las pasteras nacionales que contaminan más que Botnia? ¿Cuál frente a las mineras que toman millones de litros de aguas puras para devolverlas envenenadas con cianuro y arsénico a la región cordillerana? ¿Hasta donde llegará su devoción por Cristina al tener que cumplir la ley de protección de los glaciares originalmente vetada por la presidenta? ¿Cuál su confrontación con los gobernadores que han dejado deforestar sus provincias y que aún hoy no cumplen con la ley de bosques tardíamente reglamentada por Cristina tras la catástrofe ambiental de Tartagal? ¿Qué actitud de control asumirá en torno a las exploraciones y explotaciones petrolíferas en el Mar Argentino por parte de compañías contratadas ilegalmente desde el Reino Unido? ¿Cuáles son los estudios que puede exponer sobre los efectos contaminantes del glifosato utilizado en gran escala en todo el territorio nacional? ¿Si piensa gestionar el crédito de 3.300 millones de dólares del BID para el saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo y como piensa usarlo?
Sin plan. Sin antecedentes. Sin compromiso ambiental.
            Con la excusa de ubicar en ese lugar a un realizador se entrega la defensa del ambiente a uno de los peores exponentes en esa materia. La alianza de Cristina con el PJ de Buenos Aires podrá justificarlo políticamente. Quien no se sentirá agradecido es el pueblo de la Nación al observar que después de más de 7 años y a menos de 1 de la finalización del mandato kirchnerista, la Argentina está más sucia, los cursos de aguas más contaminados, la polución ambiental en las ciudades es mayor cada día, las costas están en peligro, la cordillera amenazada, la biodiversidad en los bosques y los campos asesinada, los basurales a cielo abierto extendidos y el medio ambiente degradado por la enorme ineficiencia oficialista.
  Nos cuenta un periodista de la zona que: El mismo 5 de abril de 2006 en que Néstor Kirchner convocó a una reunión en Entre Ríos con dirigentes de todo el país por el asunto de las pasteras, para declarar los temas ambientales como "política de Estado", los vecinos de Berazategui fueron reprimidos por pedir lo mismo que se pedía en Gualeguaychú.
            La población deberá seguir en estado de alerta a sabiendas que los enemigos ambientales no se reducen a las corporaciones avaras ansiosas de rentabilidad, ahora también tienen lugares preeminentes en el gobierno nacional.

Mario Mazzitelli.


---
Gabriela Papagni
Prensa y difusión
223 15 394053

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email