POBLACIÓN AMENZADA POR ELECTRODUCTO

RENACE INFORMA
RED NACIONAL DE ACCION ECOLOGISTA de la Argentina
11 de setiembre 2010

Chaco, Argentina

VECINOS DE UN PEQUEÑO PUEBLO SE DEFIENDEN DE LOS DAÑOS DE UN ELECTRODUCTO


Nuevamente los vecinos de un pequeño poblado rural deben luchar para defender su vida, la de sus hijos y el ambiente donde viven, en contra del daño que pretende hacer una empresa privada. La empresa manifiesta su poder mediante el amedrentamiento a los pobladores, amparada en la connivencia de los poderes institucionales.
Los 400 vecinos, tanto varones como mujeres, están dispuestos a resistir.

El documento original, con detalles de la población, del ambiente, de los daños y de las actitudes de los diferentes actores sociales, que se puede solicitar al autor.

En el Departamento Bermejo de la provincia del Chaco, en la jurisdicción del Municipio General Vedia, hay un pequeño poblado denominado Lote 16, con 115 años de existencia. De los 400 habitantes del pueblo, más de 100 son niños.
Las principales actividades son la ganadería bovina, ovina, porcina, caprina, aves de corral y cultivos varios; y otras producciones como el queso artesanal y huertas para consumo de la misma población.
La calidad de vida en este pueblo rural es buena, con soberanía alimentaria, una escuela cuidada y reparada por los lugareños que cubre las necesidades de escolaridad  primaria. Los habitantes del lugar dicen que allí viven bien y que no se quieren ir; lo que se percibe en el cuidado de la escuela y la construcción de viviendas nuevas.
La empresa LINSA quiere hacer pasar por Lote 16 y por la reserva natural La Pilarense aledaña, un tramo del electroducto de 500 Kv, proyectado para unir el NEA (Noreste Argentino) con el NOA (Noroeste Argentino). Las torres metálicas tienen entre 36 y 40 metros de alto.
El Estudio de Impacto Ambiental presentado por la empresa no hace referencia a la existencia de la población del Lote 16, ni de la existencia de las dos escuelas (una sobre la Ruta Nacional Nº 11 y otra en el Lote 16), ni de las actividades y establecimientos productivos de los pobladores. Tampoco contempla la flora y la fauna de la zona protegida de La Pilarense.
Le corresponde al gobierno provincial hacer la evaluación de ese estudio, que fue realizada sin las observaciones correspondientes. Por lo tanto, la empresa, el ENRE y el Gobierno Provincial son los responsables de esta situación; no los pobladores afectados.
Hace dos años que los vecinos de Lote 16 advirtieron públicamente a la empresa LINSA que el trazado del electroducto de 500 Kv no tenía en cuenta la existencia previa de la población Lote 16 ni la de los emprendimientos que la rodeaban, las escuelas, ni de los daños a la salud, ecológicos y económicos que podrían padecer de construirse el trazado como fue erróneamente diseñado.
Desde el Centro de Estudios Nelson Mandela aseveran que a los habitantes del lugar les asiste la razón del reclamo, ya que considera que "el electroducto seccionará esta comunidad y la destinará a la extinción."
En ningún momento los vecinos tomaron conocimiento de las audiencias públicas que se pudieran haber citado para definir el trazado, ya que no llegan diarios a ese lugar y tampoco fueron invitados ni avisados por otro medio. No se expresan en contra de la construcción del electroducto; sí pretenden que se revea su traza y proponen que pase a dos kilómetros del pueblo, por una zona de campos deshabitados, lo que incluso significa un tendido más corto.
Las actitudes del ENRE (Ente Nacional de Regulación de Energía), de la empresa, de las autoridades del Ejecutivo provincial y del juez Eduardo Valiente fueron de indiferencia hacia las advertencias de los pobladores por las omisiones administrativas en que habrían incurrido desde el Estudio de Impacto Ambiental; también sobre los daños y riesgos que a la salud, al ambiente y a la economía de los pobladores podría producir el electroducto. Todos daños que se podrían evitar con un simple cambio de traza.
Ni se molestaron en contestar las observaciones realizadas por escrito por parte de los pobladores de que el estudio de impacto ambiental no consideraba siquiera la existencia de Lote 16 y sus predios y actividades circundantes, ni la zona especialmente protegida de La Pilarense.

La acción de la gente

Los pobladores utilizaron todas las formas institucionales imaginables para evitar que el electroducto afecte al pueblo, sus habitantes, sus instituciones, sus emprendimientos productivos y su ambiente, antes de llegar a las medidas de acción directa. Además de las alertas y advertencias a las instituciones, iniciaron y respondieron demandas judiciales, tramitaron y consiguieron que se aprobaran proyectos de resolución favorables a la suspensión de la obra y al cambio de traza en la Cámara de Diputados provincial y en el Senado de la Nación, a los que las autoridades gubernamentales también hicieron caso omiso; presentaron notas ante el Defensor del Pueblo de la Nación y ante el Comité Ejecutivo del Consejo Federal de Energía; se reunieron acompañados de intendentes locales y diputados provinciales con el Defensor del Pueblo de la Nación y autoridades del ENRE.
Salvo en el caso del conjuez Rubén Esquivel, que después de escuchar a los pobladores resolvió suspender toda ejecución forzosa de la ocupación del lugar, sus reclamos no fueron escuchados ni considerados.
Llegaron a las medidas de acción directa porque el Estado y la Justicia no les dejaron otra alternativa.
Se vieron obligados a cortar la ruta y el camino de acceso al pueblo, pusieron sus cuerpos y sus vehículos para impedir el paso de la maquinaria de la empresa, resistieron las amenazas de los representantes de la empresa
A fines de julio de este año, los vecinos no permitieron el avance de las máquinas  de la empresa en el pueblo, después del aval del Juzgado Federal de Resistencia para que se continúe con el tendido eléctrico en esa zona. Uno de los pequeños productores se arrojó sobre la calzada de tierra del camino vecinal de ingreso, imposibilitando la circulación de los vehículos.

La situación actual

A principios de Septiembre de 2010, la situación es la siguiente:

·      La empresa LINSA inició una demanda contra los pobladores de Lote 16 y la reserva La Pilarense por $3.250.000.
·      El Defensor del Pueblo de Formosa José Gialluca dijo que la modificación de la traza es imposible, sin explicar por qué; que los entorpecimientos de los vecinos lindan con el delito, y le peticionó al juez subrogante de Resistencia que ordene la detención inmediata de quienes se opongan a las obras del electroducto.
·      El ministro de Infraestructura Omar Judis que es a la vez titular de la empresa Servicios Eléctricos Chaco Empresa del Estado Provincial, aseguró que los vecinos están incurriendo en la figura de "desacato" por no aceptar una orden judicial que da el visto bueno a la obra y consideró que los que reclaman son sólo "cuatro pobladores".
·      El juez subrogante  Eduardo Valiente ordenó que un grupo especial de la Gendarmería Nacional garantizara el ingreso de la empresa Líneas del Norte SA a los campos del Lote 16 y La Pilarense para continuar con el tendido del electroducto. A la vez reconoce públicamente que la obra afectará a 600 mil habitantes de la provincia de Formosa, donde él vive, motivo por el cual debería apartárselo de la causa, ya que reconoce explícitamente que está afectada su imparcialidad.
·      Los vecinos están dispuestos a resistir, en defensa de su vida, del futuro de sus hijos y de su ambiente.

* Claudio Lowy – Ingeniero Forestal. Master en Desarrollo Humano Sostenible
Móvil: 0054-11-15-6467-5181


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email