REPRESAS-ARGENTINA SIEMPRE LO MISMO

Por Héctor Dalmau.
MAESTRO NORMAL NACIONAL
DNI. Nº. 7.544.834.

la constante despreocupación de la Argentina en asuntos de naturaleza geopolítica en dictadura o en democracia y  pocas son las voces dispuestas al debate, como el  que propongo  desde hace décadas, y que me obligan a seguir repicando campanas de palo.


    DESDE LA DÉCADA DE LOS AÑOS 30 DEL SIGLO XX, EL TIGRE AVANZA.
La construcción de las represas sobre los ríos Paraná, y Uruguay y sus afluentes, afectarán aún más los cada vez menores volúmenes que necesita recibir el Río de La Plata para que no se mueran los puertos que nos permiten importar y exportar. De ocurrir esto los únicos favorecidos serán los puertos que Brasil ha venido desarrollando una política para cambiar el eje comercial norte–sur, que todavía favorece en alguna medida a la República Argentina, por el de oeste– este, que en cambio le da el monopolio del comercio internacional del Cono Sur.
La ignorancia y despreocupación de los gobernantes argentinos ha sido la constante en esta relación, con la excepción del gobierno de Juan Domingo Perón.
Ahora, en la cumbre del Mercosur en San Juan, la presidente Cristina Kirchner acordó en una reunión bilateral con su par brasileño Lula Da Couto Silva (de la que no participó ningún representante de la República Oriental del Uruguay), construir con Brasil dos represas.
Una, Garabí, en la localidad correntina de Garruchos, cuyo embalse inundará todas las tierras por debajo de los 89 metros con relación al nivel del mar, Y más al norte, en la localidad misionera de Panambí, Mariposa, cuya altura alcanzará los 130 metros.
De construirse esas represas, que retendrán millones de metros cúbicos del ya sediento río Uruguay, los flujos que bajen hacia el Río de la Plata serán muy inferiores a los ya casi insuficientes. Tan escasos son que la Corriente del Niño, que desde diciembre nos visita, ya no nos inunda, como lo hacía históricamente cada ciclo alrededor de diez años.
Bajará tanto el aporte hídrico que será muy difícil que la hidrogeneradora de Salto Grande tenga los caudales necesarios para funcionar.
Además, ante las pronunciadas bajantes, todos sus afluentes sufrirán un efecto tobogán que los secará, como ya ocurriera con muchos arroyos entrerrianos al sur de esa represa. Ambos ríos verán afectado su provisión de agua potable a la población y se producirá el cubrimiento del estuario por aguas saladas provenientes de Océano Atlántico.
Con estos acuerdos, la Argentina otorgó al Brasil, país de aguas arriba, el 70 por ciento de su plan de reorientar a su favor las corrientes comerciales.
La Presidente argentina no se ha detenido a pensar en los irreparables perjuicios que arrojarán sobre el territorio de Misiones, que quedará atrapada por dos sistemas de agua quietas, con más de 40º de temperatura -absolutamente fatales-, como los que formarán las dos represas en el Uruguay, sumadas a la actual Yacyretá, que ya ha demostrado con muchos muertos los efectos devastadores sobre la calidad de vida de los habitantes.
Pero lo que nuestra jefa de Estado seguramente desconoce es que esas represas no representan todo lo que Brasil necesita para quebrar los ejes comerciales que nos favorecen, sino que, además, necesitará construir, también con la Argentina, la represa de San Pedro, unos kilómetros al norte de Monte Caseros.
Quiere así formar el contenedor que le permita navegar el río Ibicuí hacia el Puerto de Río Grande. Y completar de ese modo la unión navegable entre el referido amarradero de ultramar con todo el sistema del Amazonas y del Orinoco. Así, Brasil hundirá el sueño de Domingo F. Sarmiento, quien como presidente de la Nación, en 1870, quería unir los ríos interiores de Suramérica.
Hasta un niño se daría cuenta de que lo acordado nos perjudica en una dimensión tremenda ya que al quedarse nuestros puertos sin agua será el de Río Grande la salida del gran embudo del cono sur.
Sin embargo el quiebre de los ejes de circulación comercial norte-sur que están generando la perdida de la grandeza Argentina no se completará si no se concreta la brasilenización de las vías férreas que nuestro país construyera hace más de 100 años para unir nuestros puertos con Antofagasta y Valparaíso, en el Océano Pacífico chileno; con La Paz y Santa Cruz de la Sierra, en los altos y en los bajos bolivianos, igual que con esa conexión con el Ferrocarril Central del Paraguay.
Gracias a todo eso es que la Argentina recibe en sus puertos la producción de esos tres países para que desde ellos puedan partir hacia otros continentes.
*Argentina, siempre lo mismo
Ante esa intención brasileña de apoderarse de nuestros corredores ferroviarios, que les permitirían favorecer a sus puertos en detrimento de los más importantes de la Argentina ¿cómo reacciona el gobierno argentino?
Reacciona del mismo modo que lo hizo luego de ganarle la guerra al Imperio ( 1826-1828). O luego de la Batalla de Caseros (1852), con la intervención contra Rosas del ejército brasileño cuando en Buenos Aires se festejó "la liberación de los ríos". O cuando, en 1864/5, pertrechaba con metralla argentina las naves de Pedro II, para que bombardearan Paysandú, hasta dejarla piedra sobre piedra. Fue poco antes del comienzo –gobierno de Bartolomé Mitre (1862/1868)- de la guerra genocida de la Triple Alianza (Brasil, Argentina y Uruguay), contra Paraguay. O como cuando entregó los 30.080 kilómetros cuadrados de Las Misiones Orientales en 1895; aceptando los requerimientos de Brasil.
Si bien no hay información sobre estos acuerdos –reserva funcional a los intereses del Brasil con la complicidad de hecho del gobierno argentino-, en la reunión de San Juan se presume que también se trató un proyecto conversado anteriormente por su gobernador, José Luis Gioja con el presidente Lula Da Silva.
Se trata de la intención de construir un túnel con Chile en la base de la Cordillera para establecer  "una nueva traza del corredor Bioceánico", que así dejará de unir el Pacífico con nuestros puertos para hacerlo con los brasileños del Océano Atlántico.
Virtual certificado de muerte para los de Buenos Aires, La Plata y Montevideo. Estos acuerdos no deben ser ratificados por el Congreso de la Naciòn.
Sería ratificar la planificación de geopolíticos brasileños como Travassos, Golvery Do Couto E Silva, Azeredo Da Silveyra, Garrastazú Medici y Teresina de Castro. Ideas de los años treinta que entraron en plena acción cuando fueron echados por tierra los acuerdos de Perón con Getulio Vargas. Veinte años más han planificado este Brasil, que no es el producto de los pocos años que gobierna Lula Da Silva.
Brasil expulsa en los hechos, no en las palabras, la integración con la Argentina.
¿O acaso la represa de Itaipú tiene esclusas que permitan la navegación desde nuestro país hacia el interior del Brasil? ¿ Por que ya han varado muchos buques de buen calado tanto en el Paraná, como en el Río De La Plata? ¿ Por que la hidrogeneradora de Salto Grande carece con frecuencia de los caudales necesarios para funcionar a pleno? ¿Por qué Brasil no quiere compartir con Uruguay y la Argentina los controles sobre el río Uruguay?
Ni en dictadura ni en democracia nunca ningún gobierno nacional ha reaccionado ante este avance demoledor del Brasil sobre la Argentina. Nunca hubo, siquiera, una discusión en el Congreso de la Nación. Antecedentes que explican los acuerdos y los silencios de San Juan. Les ruego analizar, el siguiente croquis publicado hace unos años por el diario Clarín, sobre los Corredores Bioceánico del Sur Valparaíso- Río grande y su empalme con el del Norte; Antofagasta- Paso de los Libres-Río grande, planificados para quebrarnos comercialmente; USANDO NUESTRAS VÍAS FÉRREAS, GERENCIADAS POR CAMARGO CORREAA.L.L, Y OTRAS EMPRESAS BRASILEÑAS.
ESTAS IMÁGENES NOS MUESTRAN COMO ESOS CORREDORES QUE SE JUNTAN EN PASO DE LOS LIBRE, DEJAN DE LADO NUESTROS PUERTOS MÁS IMPORTANTES, INCLUYENDO MONTEVIDEO Y DEMÁS AMARRADEROS URUGUAYOS. SI ESTO SE CONCRETA SUMADO A LA FALTA DE AGUAS EN EL RÍO DE LA PALTA, NOS VEREMOS OBLIGADOS A IMPORTAR Y EXPORTAN POR BRASIL, CUANDO TENGAN ESPACIOS EN "SUS" TRENES, COMO OCURRE CON EL VIEJO FERROCARRIL URQUIZA, QUE VINIENDO DESDE EL PUERTO DE ASUNCIÓN REPLETAO DE CARGA. AL ENTRAR EN NUESTRO TERRITORIO, NO NOS POSIBILITA EMBARCAR CON FACILIDAD NUESTROS PRODUCCTOS.
LOS PAISES SE GOBIERNAN CON PLANES Y HONESTIDAD, COMO BRASIL LO HACE, NO CON IMPROVIZACIONES Y CORRUPCIÓN COMO ACUSTUMBRAN NUESTROS GOBIERNOS, DESDE 1955 A LA FECHA.       





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email