Programa de Adaptación al Cambio Climático


 
De: Ricardo Bertolino
     El miércoles 1º de abril, en horas de la tarde, el Intendente Eduardo Galantini, firmó un convenio para la implementación en Monte Caseros del Programa de Adaptación al Cambio Climático, con el Ingeniero Ricardo Bertolino, representante del "Movimiento Agua y Juventud Argentina" (www.waterandyouth.org). "El desafío es en un año generar políticas que reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero, trabajando junto al vecino, comprometiéndolo, capacitándolo,  brindándole desde el estado las herramientas para poder optar y decidir ayudar a cuidar el medio ambiente" declaro Galantini.



El "Acuerdo Marco de colaboración entre la Municipalidad de Monte Caseros y el Movimiento Agua y Juventud Argentina, para el armado y la implementación del Programa Local de Adaptación al Cambio Climático (PLACC)", tiene como objetivo armar y poner en marcha el Programa Local contra el Cambio Climático en el Municipio de Monte Caseros, es decir fomentar políticas ambientales y desarrollar acciones que promuevan el valor "protección del ambiente" como elemento fundamental del desarrollo sostenible a nivel local. 
"Si bien se enmarca en los parámetros ecológicos de la ONU, que parece algo tan lejano, está pensado para dar respuestas concretas a las demandas cotidianas de diferentes sectores sociales locales… para afrontar y desarrollar políticas municipales de desarrollo sostenible" afirmo Galantini. 
"La idea es generar una visión compartida sobre el cambio climático y sus posibles impactos en la ciudad de Monte Caseros, para a partir de este diagnostico local comenzar a trabajar. Una vez que este elaborado este diagnostico, y a medida que vayamos ampliando la información en temas de Cambio Climático, vamos a ir elaborado paralelamente posibles soluciones a estos problemas vinculados al cambio climático, para así poder impulsar la generación de estrategias y líneas de acción concretas para el abordaje de los mismos", afirmo Ricardo Bertolino, quien además agrego: "Solo así podremos impulsar acciones dirigidas a la sostenibilidad a nivel local, en particular aquellas que influyan en la prevención de la contaminación, la disminución de las emisiones de GEI y la adaptación al Cambio Climático". 
"Un factor esencial en este tipo de acuerdos es la participación ciudadana, ya que si como sociedad no tomamos conciencia de que el cambio climático nos afecta  a todos y evitarlos efectos nocivos depende de todos, por eso, la etapa de capacitación ciudadana y sensibilización de los más jóvenes sobre todo, para adoptar e impulsar códigos de conducta, directrices y sistemas de gestión es fundamental." declaro Pablo Di Angelo, Director de Medio Ambiente del Municipio. 
Las acciones comprenden la definición de un marco para promover las políticas de sostenibilidad del municipio que reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero y la adaptación al mismo, para lo cual se trabajará en la promoción de la formación medioambiental; puesta en marcha de acciones de sensibilización, dirigidas a los responsables municipales y a la sociedad, sobre desarrollo sostenible; desarrollo de un sistema de indicadores de sostenibilidad dentro del ámbito local y la elaboración de informes anuales. 
Con la firma del acuerdo, queda establecida una comisión de seguimiento, integrada por Eduardo Galantini, Pablo Di Angelo y  Claudia Gil, en representación del Municipio y Ricardo Bertolino, por el Movimiento Agua y Juventud. 
El cambio climático, antes solo una evidencia científica, es hoy un urgente imperativo político. Asumirlo constituye un tremendo desafío para la sociedad planetaria y el reto más estructural para la economía mundial.
En América Latina no es un reto menor, se pronostica un aumento severo de la temperatura: entre 0,6 y 1,2 grados para el año 2020 y entre 1,8 y 4,5 adicionales hacia 2080, más una reducción de las lluvias, particularmente en el Cono Sur americano. 
Estos cambios afectarán gravemente los ambientes continentales y la disponibilidad de agua para consumo humano, generación eléctrica y producción agrícola; habrá mayor exposición al deterioro forestal y de ecosistemas de montaña y más desertificación. 
Nuestra región está obligada a diseñar estrategias menos consumidoras de capital natural, menos intensivas en agua, energía y transporte, y más generadoras de empleo.
    Pero también necesita nuevos diseños en la planificación urbana, medios de transporte e infraestructura energética, con acento en la eficiencia energética y en el desarrollo de fuentes renovables no convencionales.
 
Ante este panorama, y esta oportunidad que se abre para la comunidad casereña, solo el compromiso de los vecinos, pueden ayudar a mejorar la situación de nuestro medio ambiente, del aire que respiramos, el agua que bebemos y la tierra que habitamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email