Un poco de geología no viene mal

Amigos:
El aburrimiento dominguero con partidos de futbol para el olvido, obliga a que uno no descanse y se meta de lleno, aún los domingos, en la pasión de todos los días.
Un abrazo
Carlos Seara 
ISOSTASIA, EL EQUILIBRIO CORTICAL IGNORADO

Es una pena que el conocimiento geológico de nuestro planeta poco a poco se vaya marginando de los planes de estudio de la escuela secundaria argentina con lo cual lo único a conseguir es un desconocimiento de realidades y procesos ocurridos, todos los días, a cualquier hora, bajo nuestros pies o en lugares remotos.
Lejos está, de su comportamiento, la tendencia a suponer a la madre tierra como un organismo inactivo, inmóvil, carente de vida y sensibilidad donde nada ocurre y todo se mantiene como al principio, sin solución de continuidad.
La tesis de:"aquí no pasa nada", es sostenida fundamentalmente, por el extractivismo, los grandes capitales, las empresas multinacionales y la banca mundial, siempre dispuestos a la apropiación de cuanto recurso natural exista en la tierra y si para ello hay que contar con la ignorancia popular y el ocultamiento, tanto mejor.
Deduzco, a partir de esto último, que la desaparición de cuestiones trascendentes de las currículas de estudio, en especial en los países en vías de desarrollo como el nuestro, no es ni gratuito, ni por razones de una mejor estructuración y actualización del saber. Solo se procura, con ello, que los despojos y saqueos, ocurran dentro de lo que se podrían llamar marcos ambientales tranquilos, con gente sumisa, incapaz de elevar una protesta con argumentos sólidos y valederos.

EL TEMA DE LA ISOSTASIA

De iso, igual; stasis, estado; palabra derivada del griego; su significado habla del estado de equilibrio de las porciones de la corteza terrestre y cómo ellas, se ven compensadas permanentemente. No se trata de un equilibrio estático sino dinámico, su comportamiento implica el reconocimiento de los fenómenos de erosión y sedimentación como factores exógenos y del reacomodamiento de los bloques corticales como factores endógenos.
La corteza terrestre al poseer menor densidad que la capa infrayacente (manto exterior), se sumergirá en él y flotará, en una medida proporcional a la altura, es decir que las montañas poseerán raíces más profundas que las llanuras, los terrenos bajos o los fondos marinos.
La teoría ha tenido amplia difusión conociéndosela en algunos casos como "Tectónica de Placas" y en otros como "Deriva Continental". Hoy, se ajusta más a la verdad científica el primer título ya que los continentes viajan a manera de pasajeros sobre las placas tectónicas cuya dimensión areal es mucho mayor.
El mejor ejemplo para imaginar el comportamiento isostático de la tierra es el de un recipiente con agua y cubos de hielo donde cada cubo se hundirá en el líquido según su peso y tamaño y a medida en que se produzca el derretimiento del hielo aumentará el nivel del agua disminuyendo la porción de hielo sumergida y la altura de la emergida. Otro modo de representar el fenómeno es colocando en un recipiente con agua trozos de madera de distinto tamaño los que se hundirán en función de su peso y su altura.
Hasta aquí la teoría es inobjetable y la Física experimental lo corrobora, pero para que se ajuste a la realidad del "aquí y ahora", habrá que hacer intervenir otros elementos como el clima y el factor humano, grandes modificadores del ambiente.

COMPORTAMIENTO CLIMÁTICO

El clima ha sido siempre un determinante del paisaje, de sus formas erosivas o de acumulación y de todo lo implantado en función de sus particularidades.
Cada clima, según el agente dominante, elabora sus propias formas del terreno las que son privativas de ese ciclo. Por ejemplo: solo encontraremos desiertos en climas áridos o glaciares dentro de un sistema que los posibilite. Ahora bien, si se operara un cambio climático con aumento de la temperatura como el que se anuncia que está ocurriendo y que el mismo se profundizará si no hacemos algo por mejorar las condiciones ambientales a futuro, los mantos continentales de hielo tenderán a disminuir su superficie y posteriormente a desaparecer. Las montañas liberadas de esta carga, actuarán como los cubos de hielo del ejemplo e isostáticamente se elevarán proporcionalmente a la carga de la cual se liberaron. En otros casos, por ejemplo: las costas de emersión, acumularán detritos marinos en el límite de la pleamar que posteriormente conformarán cadenas de médanos litorales, este volumen generará una carga adicional, la playa pesará más y para equilibrarse isostáticamente, se hundirá proporcionalmente al peso del volumen sedimentado.
Todo lo ocurrido en cuanto a erosión o sedimentación no pasa desapercibido al comportamiento isostático, a ese equilibrio sutil que nos resulta difícil advertir pero que sin embargo existe y ocurre.

LOS FENÓMENOS ENDÓGENOS

Tradicionalmente estos procesos son formadores de nuevos terrenos, de  formas recién emergidas, de territorios volcánicos producidos a partir de la acumulación de material piroclástico como el Paracutín en Méjico. En otros casos, las formas resultantes no son positivas, una gran falla geológica como el rift africano representa los aspectos negativos de los fenómenos telúricos, al igual que la erupción del Krakatoa con la desaparición de la mitad de la isla.
Es indudable que ellos desequilibran la corteza, en mayor o menor medida, según sean los esfuerzos tensionales a los que se ve sometida y para compensarlos acude a la Tectónica y sísmica como medio eficaz para regresar al equilibrio isostático.
En todos los casos se está frente a fenómenos naturales.

EL FACTOR ANTRÓPICO

Los tiempos geológicos anteriores solo muestran el comportamiento del planeta frente a lo natural, frente a sus propias descompensaciones y el modo como la  tierra supo superarlos volviendo a su natural equilibrio.
Hoy, aparece un actor principalísimo: el hombre, este ser inteligente y travieso está jugando con su vida, igual que el equilibrista que camina sobre un cable, es más con sus ocurrencias afecta, negativamente, la supervivencia de la especie y con ella cualquier otra forma de existencia sobre la faz de la tierra.
Los emprendimientos antrópicos han hecho un uso irracional de los recursos naturales llegando al agotamiento de muchos de ellos; a contaminar enormes superficies como las afectadas por los derrames de petróleo en el mar Caribe o en la Amazonia Ecuatoriana; la desvastación de la selva amazónica uno de los escasos pulmones que posee nuestro planeta; a la afectación de los glaciares de los ámbitos andinos a consecuencia de la megaminería en Perú, Bolivia, Chile y Argentina; el envenenamiento de cuencas hídricas superficiales y subterráneas, el caso más paradigmático es el de nuestro Riachuelo en la provincia de Buenos Aires; el accidente de la industria química en Bophal, India; el desastre de Chernobil en la antigua URSS, actual Ucrania, las consecuencias del tsunami sobre las centrales nucleares de Fucushima en Japón.
Lo mencionado podría ampliarse de modo indefinido a poco que se indague  más profundamente en la problemática. Nos sorprendería advertir como nuestra casa, la tierra, soporta tanta ignominia, sin embargo, desconocemos cual será su respuesta en un futuro próximo y si ello no generará un holocausto biológico del que el hombre, como humanidad descree por estar embriagado por un sentimiento de autosuficiencia.
La ciencia geológica dentro de una de sus ramas, la Sismologiía ha debido establecer una división entre lo que es la sismicidad natural –temblores de tierra producidos exclusivamente por el acomodamiento de los bloques corticales- y la sismicidad inducida –producto de las acciones humanas que afectan el equilibrio de la corteza terrestre y que se vienen transformando en una amenaza cuyas consecuencias se desconocen.  

LA RESPUESTA ISOSTÁTICA FRENTE A LA AGRESIÓN ANTRÓPICA       

Regresando al eje principal de este trabajo se puede asegurar que el comportamiento isostático del planeta varía en función de las realizaciones humanas, por pequeñas que se consideren, frente a la portentosidad de la cubierta superficial de la tierra y como los ejemplos no solo son válidos sino también ilustrativos, algunos de ellos servirán para advertir como se somete a la corteza a descompensaciones reiteradas y cual es la respuesta de ésta.
Se tomarán como base aspectos significativos del quehacer y sus consecuencias, los que se mencionan aquí no son los únicos, sin embargo, se consideran los más importantes.
-          La construcción de grandes embalses: la acumulación de agua en un determinado sitio, trae aparejada una carga adicional, -la del volumen de agua-; la corteza debe compensarlo pues su equilibrio dejó de ser tal.
La zona comienza a experimentar fenómenos sísmicos de variada intensidad. El emplazamiento de la presa de Yaciretá sufrió hace algún tiempo 10 de noviembre de 2009, un sismo que sobresaltó a los pobladores de la villa y los de Ituzaingó – Corrientes, que no estaban acostumbrados a este tipo de fenómenos.
-          La explotación extrema de los hidrocarburos del subsuelo: la zona del Lago Maracaibo en Venezuela ha sido sometida durante muchos años, a una explotación hidrocarburífera muy intensa, la resultante ha generado el asentamiento de las capas sedimentarias pertenecientes a la roca almacén por desaparición del "crudo" de los poros; los municipios costeros al lago: Cabimas, Ciudad Ojeda, Bachaquero y Lagunillas se han debido proteger de las inundaciones del lago, con la construcción de albardones artificiales  porque topográficamente éste se encuentra a un nivel superior al del llano circundante.
-          Las explosiones de la megaminería: miles de toneladas de explosivos
           son empleadas diariamente en las voladuras programadas en los mega
           emprendimientos mineros.
           La efectividad de la voladura para una buena rotura de la roca, depende
         del secuenciamiento en milisegundos que se planifique. Con esto se
         consigue una amplificación de la onda vibratoria, pero lo que es bueno
         para ciertas cosas, es malo para otras. Las ondas recorren los bloques
         con el comportamiento semiesférico propio de la Física del estado sólido.
         Los bloques inestables y las fallas activas serán campos propicios para la
         producción de movimientos telúricos tendientes a la recomposición
         isostática.
-          La contaminación desde los "diques de colas" de la megaminería:
esta es una amenaza permanente por infiltración, de líquidos, hacia capas subterráneas cuando no existe impermeabilización de la cubeta o no se ha colocado la cubierta geotextil correspondiente; otro aspecto puede ser el rebalse del dique a consecuencia de lluvias en la zona o por el pasaje de ondas sísmicas, incluso con rotura de los muros de contención. Lo expuesto tiene confirmación en los diques de colas de la mina de uranio de Los Gigantes, Córdoba, abandonada sin remediación, hace más de veinte años, por la empresa Sanchez Granel.
Las aguas ácidas contaminan las nacientes de los arroyos "Cajón" y "Cambuche" afluentes de ríos aportantes al embalse de San Roque. Otro caso similar es el del dique de colas de la mina de uranio de Sierra Pintada, Mendoza, donde una porción de éste es parte del cauce del arroyo "El Tigre", aportante al dique "Los Reyunos".
En los dos casos mencionados se está en presencia de zonas sísmicas y por lo tanto, inestables de por sí.
-          La isostasia y el fracking: sismos ocurridos, hace poco, en la localidad de Las Heras, Pcia. de Santa Cruz, uno de ellos superior a 5 en la escala Richter, ha puesto una señal de alerta sobre las vinculaciones explicitadas por el subtítulo.
Las Heras es una localidad que no reconoce fenómenos sísmicos con anterioridad a los aquí mencionados. Lo que preocupa es que esto sobreviene a posteriori de la perforación de pozos para fracking o el acondicionamiento de alguno de ellos para transformarlo de explotación convencional a no convencional.
El sistema inyecta agua a presión extrema para abrir poros y grietas en la roca madre, con fines de obtener el shale oil o el shale gas. Es decir, se está incorporando carga adicional a la formación geológica, por lo tanto, la corteza terrestre deberá compensar, en algún momento y en algún lugar, el desequilibrio producido. Téngase en cuenta que en los últimos tiempos se han perforado más de 2.000.000 de pozos no convencionales, que los mismos han contaminado acuíferos subterráneos y que se desconocen las consecuencias futuras que sobrevendrán con esta práctica a la que varios países y otros tantos estados se oponen decididamente.   
 
Dr. Carlos A. Seara
Geólogo
        
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email