No nos resignamos... los derrotados somos invencibles


foto

La Rabia

La rabia tiene huesos y ojos y memoria.
La rabia muestra su desnudez desafiante,
hace señas al enemigo enajenado,
al atrofiado de ternura y compromiso,
al bestia codicioso,
al vigilante penitente y salvaje.
La rabia enseña sus colmillos pese a todo,
levanta los brazos del hambre y sus corduras,
señala uno a uno los pasos de la muerte,
de sus sombras,
de sus roñosas mansedumbres
y deletrea a la bestia y sus secuaces
con su voz armada de utopías.
La rabia a sorbos o de un trago
recorre las arterias de la vida
drenando dolor, sueños, victorias
como si este fuese el último dìa.
La rabia limpia,
derramada por los pueblos, por las calles,
llena de ideas y canciones
combate cuerpo a cuerpo
y sin descanso
por un mundo sin yugos,
por un mundo en paz consigo mismo.
La rabia,
golpe a golpe,
la rabia ahora y siempre,
supura hiel en làgrimas y poros
cada vez que el desamparo
nos quiere dejar solos.
La rabia,
La urgente rabia,
Bendita rabia,
Que nos mantiene en pie
Aullando por un futuro distinto.
SILVIA DELGADO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email