Vivan los agrotóxicos avalados por el INTA

Vivan los agrotóxicos avalados por el INTA

Estamos fumigando las ciudades en sus plazas, parques y vías férreas, como así, los pueblos rurales y por supuesto, las 20 millones de Has. con agrotóxicos. ¿Cual es el resultado? La cantidad enorme de malformaciones congénitas, que ya no se pueden tapar con diarios corruptos o noticias inventadas. No hay genes malditos, hay alimentos genéticamente modificados, que ingerimos a diario, por el mismo ser humano; que no conoce el Ser y menos, es humano. Hay herbicidas como el Rand-Up de Monsanto y otros, que en el afan de quitar todo lo que compita con las plantas de maíz, soja o lo que sea, a modo de "malezas", que fumiga a diario nuestras poblaciones rurales y no tan rurales, con el silencio cómplice de organismos estatales, como el INTA. Recordemos, que la sigla no es INPA, que significaría Instituto Nacional de Protección Agropecuaria, sino que es de Tecnología Agropecuaria...; quienes con el programa Pro-Huerta, de corte ecológico, quieren salvar el daño inmenso que se ha hecho a nuestro agro. Crecer sin resolver es decrecer.
No hay duda, que sólo el peso de las asambleas ciudadanas, podrá poner freno a tanta ignorancia, en la dirigencia de la nación. El Re-Unirnos solidariamente, para servir con el corazón abierto en la defensa de las futuras generaciones, será la clave. Cuando la política se comporta como una marioneta, que es movida por los hilos del poder, no se puede esperar otra cosa, que aquello que está a la vista, donde la entrega en todos los sectores es sistemática. Es porque les falta tener un compromiso genuino con la Vida, más allá de todo partidismo, para que estas cosas dejen de pasar. No hay genes malditos y es mentira que nadie sabe, pero el título de la noticia impacta de algún modo en nuestra conciencia.
Los Médicos de Pueblos Fumigados, enviaron esta carta el 27/08/10 a la presidencia, sin tener ninguna respuesta madura a la misma: Carta Abierta de los médicos de pueblos fumigados a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Es obvio, que no hay interés genuino en detener este flagelo que hoy desbasta nuestras yungas y que en Brazil, destruye el pulmón planetario del Amazonas.  Pueden observar en esta página la lista de alimentos genéticamente modificados, que entran en nuestra mesa en forma cotidiana: http://www.foro3k.com/actualidad-curiosidades/28889-informe-listado-alimentos-transgenicos.html Cuidado!!! El silencio cómplice produce diarrea mental...
Dr. Néstor Hugo Almagro
Médico 
http://www.lineacapital.com.ar/?noticia=42735

MEDICINA / POLIDACTILIA, UN FENOMENO MAS COMUN DE LO QUE SE CREE

Genes malditos: nadie sabe por qué nacen chicos con más de cinco dedos

Aunque se desconocen las causas, es por una mezcla de herencia con la exposición a agroquímicos. Sucede cada mil nacimientos y es operable.

Por Florencia Ballarino
22/05/11 - 01:39
Genes malditos: nadie sabe por qué nacen chicos con más de cinco dedos
Choque esos seis. Casos argentinos, fotos de niños tomadas en el Garrahan.
"Cuando nació, a su papá casi le da un infarto porque observó que sus manos tenían en total doce dedos"; "Me asusté mucho cuando los médicos vieron un dedo extra en cada pie del bebé en la ecografía "; "Al ver a mi hijo recién nacido con un dedo colgando, sentí que se venía el mundo abajo".
Miedo, cierta impresión y mucha angustia son algunos de los sentimientos que experimentan los padres de chicos que nacen con más de cinco dedos en las manos y/o en los pies. Esta alteración congénita se conoce como polidactilia (del griego poly, muchos y daktylos, dedos) y, a diferencia de lo que se cree, es un trastorno muy común. "Es uno de los motivos de consulta más frecuentes. Todas las semanas recibimos alrededor de cuatro o cinco casos. Muchos no tienen un año de edad, pero también hay chicos más grandes", aseguró Silvia Beatriz Poblete, jefa del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Garrahan.
Lo mismo ocurre en el Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata. "Recibimos uno o dos casos de polidactilia a la semana. Lo más común es un dedo supernumerario en el meñique, pero también puede darse en el pulgar o el centro de la mano", le dijo a PERFIL Claudio Fernández, del Servicio de Ortopedia. 
Uno de cada mil niños que nacen en la Argentina presentan esta alteración genética. Según el Estudio Latinoamericano de Malformaciones Congénitas, la frecuencia de casos es mayor en la zona centro y cuyo del país. Esto se debe a la presencia de un mayor linaje africano –Córdoba ocupó un lugar central en el comercio de esclavos durante el siglo XVIII– ya que en la población negra se da un caso de polidactilia cada 300 nacimientos.
Origen. "El desarrollo embriológico de los miembros se completa alrededor de la séptima semana de gestación. Durante el proceso normal, la mano presenta forma de paleta que se separa formando los cinco dedos. Si durante el proceso ocurre un error, éste no se completa y los dedos pueden quedar pegados entre sí, lo que se denomina sindactilia o formarse dedos extra, lo que se llama polidactilia", explicó Ricardo Bennun, director de la Asociación Plástica Infantil con Excelencia en el Logro (PIEL), donde en los últimos diez años operaron unos cien pacientes con este problema.
En la mayoría de los casos, la polidactilia aparece como un trastorno aislado, pero también puede estar asociado a otras malformaciones o síndromes menos frecuentes; por eso es importante la consulta con el médico para recibir el diagnóstico adecuado.
¿Por qué el bebé nace con esta malformación? Los expertos hablan de diferentes factores. "No hay una sola causa que explique la anomalía. Es frecuente que se transmita de generación en generación. Además de un componente genético se sospecha que intervienen factores ambientales", manifestó Fernández. 
Aunque no hay estudios concluyentes al respecto, los especialistas mencionan entre los factores de riesgo candidatos a la culpabilidad a la exposición a agroquímicos e insecticidas, pero también la malnutrición o el consumo de tabaco y/o alcohol de la madre durante el embarazo.
Cirugía. La operación de corrección de esta condición es muy sencilla y los médicos sugieren realizarla a partir del sexto mes de vida, cuando el niño comienza a tener conciencia de sus manos y pies. 
"Los dedos adicionales pueden tener un desarrollo insuficiente y estar unidos al resto por un pequeño pedículo o bien tener una estructura ósea completa e incluso ser funcionales. En estos casos, hay que hacer una intervención un poco más compleja. Muchas veces se espera hasta el año de vida", manifestó Poblete. 
La cirugía consiste en extirpar el dedo sobrante; tiene una corta duración de alrededor de veinte minutos por cada mano o pie y requiere anestesia general. Aunque la polidactilia puede detectarse en las ecografías 3D y 4D, todavía no se opera en forma intrauterina (es decir, dentro del vientre de la madre). Esta corrección temprana del problema no sólo evita dificultades funcionales o con el calzado, sino que previene a los chicos de sufrir trastornos psicológicos, un impacto secundario de la condición.
"La verdad es que a los chicos esta situación les afecta mucho. Ya desde el jardín, manifiestan sentirse diferentes y preguntan por qué tienen un dedo extra. Además, los niños suelen ser muy dañinos y poner sobrenombres duros a sus pares", dijo Poblete. También para la familia, el diagnóstico produce un gran impacto. Pero el miedo inicial, aseguran los expertos, desaparece una vez que la cirugía se completa. "La intervención es muy poco invasiva y los resultados muy buenos. Tras la operación, el chico utiliza su mano con totalidad normalidad", aseguró Fernández. Y los padres respiran otra vez aliviados.
"Es una marca de la familia"
Laura Azcurra no se sobresaltó cuando supo que su hijo Marco había nacido con seis dedos en las manos y en los pies. La actriz conocía que la polidactilia era una herencia de la familia paterna. "Lo llamo el sello de los Rossi porque su papá Mariano, y todas sus tías tuvieron la misma singularidad", le cuenta Laura a PERFIL, momentos antes de empezar una nueva función de Postparto, la obra que protagoniza en el Teatro Tabarís los fines de semana. A los seis meses de haber nacido Marco, Rubén Maenza, jefe del Servicio de Ortopedia Infantil del Hospital Italiano de Buenos Aires, le operó las manos para quitarle esos dedos extra, pero no hizo lo mismo con los pies.
"Como era sólo una cuestión estética, ya que no tiene problemas desde lo funcional, decidimos esperar a que crezca. El decidirá si se los quiere sacar o no", asegura Laura, quien no duda en hablar con Marco sobre su "hermosa" excentricidad: "No puedo garantizarle que algunos no se burlen de su condición, pero siempre le enseño que debe llevarla con orgullo, como un sello de su familia".

1 comentario:

  1. estoy tan ocupada buscando un salon de fiestas para el cumple de mi hija que no estoy al tanto de esto, que suerte que llegue aqui y pude leer esto.. espero que sigamos entre todos cuidando el medio ambiente

    ResponderEliminar

Seguinos por Email