DAR Y RECIBIR


DAR Y RECIBIR

   Dar y recibir, conforma el circuito natural que confluye en el Universo. Dar sin condiciones, libremente, sin pensar como reciben los demás. Sin controlar los resultados, es permitirse recibir plenamente a través de los demás, pues al ser receptivo, el circuito del amor se completa.

   Tener confianza en los procesos de transformación que obran en nuestra vida, es entender que siempre estamos en brazos de lo divino, y no importa como aparezcan las circunstancias. La confianza primordial, es elegir de momento en momento, qué hacer, sin garantías y desde ese lugar, sabremos que no hay errores, sólo aprendizaje, dones y procesos de crecimiento en camino a la entereza. El amor ES. No es dado ni recibido, sino Descubierto y Permitido.

   Al iniciarnos en el camino de regreso al Maestro, somos nutridos y acompañados en el desarrollo armónico. El tener tiempo suficiente para darnos cuenta, nos otorga la posibilidad de encontrar las respuestas a lo que queremos saber, para conectarnos con el interior de cada uno, -ya que la información está dentro y no fuera-. En muchas ocasiones tenemos la tendencia a quedar latentes, buscando ser protegidos y nos hace vulnerables, con ganas de quedarnos a salvo detrás del caparazón de la fantasía. Pero estamos germinando y a su vez, aprendiendo a utilizar la Luz para florecer. Aquí estamos para romper con la coraza de las viejas estructuras y creencias, que nos daban seguridad en otro tiempo. Ahora somos la tierra receptiva, y como hijos de la misma, ella está vibrando en cada una de nuestras células.

    Augusto Eloy Almagro 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email