Triplicar los salarios

TRIPLICAR LOS SALARIOS

         El salario nominal es el que figura en el recibo del empleado. El salario de bolsillo es el que recibe en efectivo, que es menor por los impuestos y cargas sociales que se le descuentan al cobrar. El poder adquisitivo del  salario de bolsillo es nuevamente disminuido por centenares de tasas, impuestos al consumo, ganancias, cheques, patrimonio, la inflación, etc.,  que son cargados al precio de los productos. El salario nominal no tiene nada que ver con su poder adquisitivo, manteniendo en la pobreza a los asalariados.
         Los ajustes salariales que decretan el gobierno y la corporación sindical tienden a compensar el deterioro del poder adquisitivo producido por la inflación, pero los pobres siguen siendo pobres.
          Para terminar con la pobreza hay que triplicar los salarios, hasta equipararlos con los de los países mas adelantados, lo que hoy es una quimera inalcanzable por nuestro reducido mercado interno de 40 millones de consumidores empobrecido. Sin embargo, es posible si los argentinos deciden trabajar fuertemente para producir bienes y  quintuplicar las exportaciones al  creciente mercado internacional de más de 2.500 millones de consumidores.  Lograrlo requerirá  más de veinte años, pero la mejora se notará año a año.
         En Argentina hay que recrear la cultura exportadora que es el camino para mejorar los salarios. Y deben eliminarse todas las trabas a la exportación.

23/08/10
Dr. Marcelo Castro Corbat
Centro Segunda República

Facebook: Centro Segunda República





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email