FOCO participó en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra

De: FOCO



FOCO participó en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra (CMPCC)


Del 19 al 22 de abril, se realizó en Cochabamba, Bolivia, la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, convocada por el presidente Evo Morales, tras el fracaso de la cumbre de la ONU celebrada en Copenhague en diciembre del año pasado. El mandatario boliviano ya había manifestado en diversas oportunidades, que el Entendimiento de Copenhague era insuficiente, entro otras cosas porque ningún país rico se comprometía a reducir sus emisiones contaminantes, ni tampoco definía con cuánto deben aportar estos países para que las naciones empobrecidas enfrenten al cambio climático. Por estos motivos, decidió convocar a los movimientos sociales de todo el mundo, para trazar un plan de acción alternativo en pos de la defensa de la Madre Tierra y de la humanidad.
 Del encuentro participaron unas 36 mil personas de más de 130 países, de diversos sectores de la sociedad civil, contrarios a los instrumentos de mercado postulados por la mayoría de los gobiernos de los países desarrollados para solucionar la crisis climática.
FOCO, en representación de la Red Global,  participó activamente en dos de los 17 grupos de trabajo en los que se dividían las actividades: "Tribunal de Justicia Climática" y "Deuda Climática". El propósito  fundamental fue  transmitir la experiencia del Observatorio de Empresas Transnacionales de FOCO y de las organizaciones que integran la Red Global, poniendo de manifiesto el rol que juegan los intereses corporativos detrás de las decisiones de los estados en los compromisos relativos a cambio climático.
En este sentido, en el grupo de trabajo sobre Deuda Climática, el mayor énfasis estuvo en la ratificación del concepto de 'responsabilidad histórica' como principal elemento para asumir, con un criterio de justicia distributiva, que los países centrales son los principales causantes del cambio climático. Por estos motivos, se los exhorta a  hacerse cargo de esta 'deuda' basándose en principios de equidad y responsabilidades comunes pero diferenciadas,  establecidas en la Convención de Cambio Climático de la ONU.
Por su parte, el grupo de trabajo del Tribunal de Justicia Climática, consolidó la posición crítica, sobre la falta de voluntad política de los países desarrollados para cumplir de manera efectiva sus compromisos y obligaciones asumidos en el Marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático y el Protocolo de Kyoto. Ante esta situación, y frente a la inexistencia de una instancia legal internacional que sancione los incumplimientos de compromisos, se emplaza a la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática y Ambiental con capacidad jurídica vinculante de prevenir, juzgar y sancionar a los estados, empresas y personas que contaminen y provoquen el cambio climático por acción u omisión. Esta medida busca que se juzgue penal y civilmente a las naciones, así como a las transnacionales, multinacionales y a toda persona natural o jurídica responsable de actividades ambientalmente destructivas y que agraven los impactos del cambio climático.
En general, en el resto de las mesas de trabajo se trataron cuestiones como las causas estructurales del recalentamiento planetario, la situación de los indígenas y de los "migrantes climáticos", y las posibles soluciones para financiar y transferir tecnologías necesarias para la adaptación a este fenómeno.
Por otro lado, FOCO, como miembro del GCAP (Llamado Mundial de Acción contra la Pobreza) en Argentina, participó activamente de las actividades en las que se compartieron los testimonios obtenidos por el GCAP en las Audiencias sobre Justicia Climática y los Tribunales sobre Mujer y Cambio Climático que se realizaron el año pasado, en los cuales se ponía crudamente de manifiesto el impacto real del cambio climático en las vidas de millones de personas. Asimismo, en ese espacio  se realizó el lanzamiento de una Coalición de las Comunidades afectadas por el Cambio Climático, con el objetivo de aunar esfuerzos y buscar soluciones concretas.
El documento final de la CMPCC (ver adjunto), que refleja la capacidad organizativa y de construir acuerdos del movimiento social a nivel mundial, insiste fundamentalmente en la responsabilidad que le cabe al modo de producción capitalista en la crisis del cambio climático, y proclama la necesidad de crear el tribunal de justicia climática. Otra gran propuesta del documento es la realización de un Referéndum Mundial sobre el cambio Climático en el cuál todos los habitantes sean consultados sobre el nivel de reducciones de emisiones que deben hacer los países desarrollados y las empresas transnacionales; el financiamiento que deben proveer los países desarrollados; la creación de un Tribunal Internacional de Justicia Climática; la necesidad de una Declaración Universal de Derechos de la Madre Tierra y; la necesidad de cambiar el actual sistema capitalista.
Un gran paso se ha dado. Sin embargo, la lucha de los movimientos sociales debe continuar para que estas resoluciones, no sean solo consignas, sino que sean consideradas e implementadas en la próxima Conferencia de las Naciones Unidas, que se realizará a fines de este año en Cancún, México.

Para ampliar información haga click aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email