El gobierno entro.....


De: Mario Mazzitelli


El gobierno entro en estado de histeria colectiva.
 
Cuando el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner planteo el Fondo del Bicentenario creyó que su ardid concluiría con un éxito rotundo. Esperó que el Congreso concluyera el período de sesiones ordinarias y el 14 de diciembre firmó el DNU. No sospechó que el presidente del BCRA puesto por Néstor Kirchner resistiría la medida. Dicha resistencia, sin embargo, servia al juego político. Martín era un hombre del liberalismo, defendía la independencia del BC que fue uno de los principios heredados del Consenso de Washington, por tanto su remoción resultaba con una ubicación en el centro-izquierda para el gobierno. Así salieron todos los defensores del oficialismo a plantear que la contradicción principal era entre la autonomía del BC defendida por la derecha y los organismos de crédito internacional o la subordinación del mismo al poder político emergente de la voluntad popular. Naturalmente nosotros adherimos a la segunda concepción, solo que planteamos que se trata de una contradicción de tercer orden lejos de la cuestión principal. Si no fuera así no se entendería porque un gobierno nacional y popular lo mantuvo a Redrado durante 5 años y medio y porque en tanto tiempo nunca cambio la carta orgánica del BC. Esta claro que no era una cuestión central dado que, caído Redrado, tampoco al día de hoy han modificado la carta orgánica del BC, como tampoco modificaron la ley de entidades financieras de Martínez de Hoz-Videla. Todo esto lo silencia el elenco estable de seguidores del gobierno. Como pasa también por alto que el primer candidato para reemplazar a Redrado fue Mario Blejer. Sigamos. El gobierno encontró una resistencia de derecha. Pero no a la derecha del gobierno. Que planteó: 1.- que en lugar de un DNU debería ser una ley por la que se pagara la deuda y 2.- que no se deberían usar las reservas. Como anillo al dedo. El gobierno dijo: con todo gusto esto lo hacemos por ley, pero ustedes quieren pagar sin tocar reservas, lo que abre alternativas bien ingratas. Si pago pidiendo en el exterior lo hago a tasas superiores a las que recibo por las reservas. Esto es como hacerle el juego a los bancos. Por mis depósitos me pagan el 0,5% y yo pido al 15% ¿Dónde está el negocio? Directamente pago con reservas, que no resulta imprescindible en la actualidad tener en el BC. Sigue el gobierno. Otra alternativa que me ofrecen es disminuir gastos, ir al ajuste. Bajar salarios, jubilaciones o inversiones. No, ajuste no queremos hacer. Vamos a insistir con la demanda agregada como fórmula para mantener alto el crecimiento económico, base de la paz social en esta etapa que le ha tocado vivir a la Argentina. La derecha le responde: si usted no baja el gasto termina pagando con inflación, un impuesto que recae con mayor dureza sobre los pobres y asalariados de todo tipo y no sobre las capas altas de la sociedad que saben como protegerse y hasta beneficiarse de las altas tasas inflacionarias. En el discurso del 1º de marzo la presidenta reconoce que hay un déficit fiscal del orden de los 55.000 millones de pesos. Con lo que se puede colegir que los recursos del BC van a cubrir ese rojo en las cuentas públicas. O en todo caso, que los fondos extraídos de las reservas no necesariamente irán a pagar deuda, sino que liberaran partidas que inyectaran recursos en el mercado interno. El default aparece en boca de la presidenta como el peor de los pecados. Quita credibilidad al deudor, crece el riesgo país y suben las tasas de interés. Rodríaguez Saa es un irresponsable total. Cristina no dejará que Argentina entre en default, no permitirá que el Poder Judicial o el Poder Legislativo la lleven a tamaña situación. Los males que padecemos los debemos a aquel 24 de diciembre de 2001 y eso ya no volverá a ocurrir. Tanta vehemencia a favor de pagar la deuda nos sorprende. Y mucho más nos sorprende cuando se especula que eso es de izquierda, nacional y popular. En otros tiempos los irresponsables de la izquierda, nacional y popular llegaron a plantear el no pago de la deuda. Pero ahora parece que las cosas cambiaron.
 
            ¿Qué es lo que ha puesto en histeria colectiva al gobierno? Simplemente la postura razonable de Proyecto Sur. Revisar, investigar, auditar la deuda a través de una comisión bicameral, recordando que la Constitución Nacional le otorga facultades exclusivas al Congreso Nacional para el tratamiento de la deuda. Saber toda la verdad. Delimitar que parte es ilegal y solo asumir el compromiso de pagar deudas legales. Ha puesto nervioso al gobierno saber que nuestro pueblo respalda esta propuesta. Hemos dicho además algo más grave que le cayó muy mal al gobierno de Cristina: que con las reservas podíamos crear un Fondo Nacional de Desarrollo para el despegue de industrias y actividades estratégicas como la conformación del Tren para todos,  la construcción de grandes barcos toneleros en los astilleros nacionales, la creación de un empresa estatal de petróleo, el fomento a la modernización de la pequeña y mediana empresa, etc. Esto fue muy mal recibido porque demostramos que antes que pagar deuda ilegal, antes que pagar a los usureros más corruptos del sistema capitalista internacional, podíamos invertir en el desarrollo de nuestro país, más allá de las determinaciones del mercado. Encima les dijimos que debíamos revisar el presupuesto donde podríamos bajar los subsidios a los grupos económicos más poderosos, con lo cual además podíamos empezar a terminar con algunas cajas negras; que reimpusiéramos los aportes patronales a las grandes empresas, disminuidos a la mitad por Menem y Cavallo; que estableciéramos impuestos a la renta financiera, a las transacciones bursátiles, y otras actividades especulativas, etc. Esto le dolió al gobierno. Que pusiéramos en evidencia que lejos se encontraba su propuesta de encarnar la voluntad de un pueblo que quiere mejorar su calidad de vida y recuperar niveles de soberanía rematados en los últimos 7 lustros. Especialmente durante la década de los 90.
 
            El gobierno maltrató a través de sus enormes posibilidades de comunicación a Pino Solanas y a Proyecto Sur. Nos situo en el arco de la derecha, aliados a Federico Pinedo a Carrió, etc. La mayoría no lo creyó, otros en cambio compraron. ¿¡Ahora son aliados de la derecha!? El gobierno es la usina de la mentira. Y muchos loritos repetidores insisten y repiten. 6, 7,8 es el megáfono en el que se expresan las mentiras generadas por el gobierno. Pero no terminan allí. Algunos periodistas o dirigentes políticos se hacen eco. Un fruto del árbol de la Alianza, que acompañó el ajuste de salarios y jubilaciones, el blindaje y el megacanje, a Lopez Murphy y a Cavallo, el déficit cero y el corralito; en estos días aparece horrorizado porque Proyecto Sur le hace el juego a la derecha. Plantea una propuesta similar a la de los decretos y muy parecida a la del Senador Verna. Verdadero dislate del tiempo histórico que nos ha tocado vivir.
 
            Tampoco la situación termina ahí. Ya, fuera de "si", sectores del gobierno intentan introducir la violencia como modo de resolución del debate. Lo que no pueden por las buenas lo quieren por las malas. Así comenzaron los insultos, las amenazas, las patoteadas. Las viene sufriendo Pino y otros compañeros. Pican muy cerca de nosotros, aunque no nos amedrentan. Paren la mano. Tranquilos. Que el matonismo no pertenece a la cultura democrática, ni los tiempos la recomiendan.
 
            Proyecto Sur no hace gala de izquierdismo. Simplemente es una fuerza de izquierda. No corre al gobierno por izquierda para desestabilizarlo. Le hace propuestas sensatas para que el país salga adelante. No pone palos en la rueda, porque no queremos un país en ruinas con un pueblo sufriente. Muy por el contrario creemos que las posibilidades de la Argentina son inconmensurables. Que nuestro potencial está intacto. Que si terminamos con el saqueo en escala que se hace en favor de intereses extranjeros en las áreas del petróleo, la minería, el comercio exterior, el capital financiero, la pesca, los servicios monopólicos y los grupos oligopólicos, y recuperáramos estas grandes rentas para el pueblo; la inversión para nuestro desarrollo tendría una fuente genuina e inagotable. Y lógicamente no deberíamos sostener la inversión en los préstamos del sistema financiero, en los mercados voluntarios de crédito, ni en la peor usura internacional, con la que se encuentra enredado nuestro país desde hace décadas sin levantar cabeza.
 
           Sostenemos un proyecto alternativo y distinto. El Partido Justicialista gobernó 18 de los últimos 20 años. Su vocación por el poder es incuestionable. Poder que en oportunidades uso para ejecutar el programa más colonial y entreguista de la historia. Poder que en ocasiones realiza "concesiones" cuando el pueblo está cabrero. Cuando hace una concesión busca la subordinación del sector. Así ocurrió con algunas organizaciones muy queridas por nuestro pueblo. Respetamos la decisión de esas organizaciones. A nosotros no nos convence este gatopardismo. Cuando analizamos los grandes beneficiarios del modelo menemista nos encontramos que son los mismos nombres que en la actualidad. Las mismas petroleras, los mismos bancos, las mismas mineras, las mismas agroexportadoras, los mismos grandes grupos económicos. La fuga de capitales no se detuvo, por el contrario se incrementó durante los últimos años sin que el BCRA hiciera algo para detener esta sangría. La deuda ilegal siguió su curso, siendo este el gobierno que más pago en la historia argentina. Los 18 años de gobierno del PJ tienen discontinuidades que no alteraron la fisonomía del modelo agro-minero-financiero de saqueo continuo. Los dos años en que la UCR en Alianza con el Frente Grande estuvo en el Poder Ejecutivo, mostraron que aún podían empeorar lo que estaba muy mal. Conservadores en la defensa del mismo modelo, ineptos para su administración. La peor de las combinaciones posibles.          
 
       Pensar que el pueblo argentino, sus jóvenes en particular, quedarán circunscriptos a estas dos opciones de cara al 2011 resulta sombrío. Crear una alternativa es un deber moral y patriótico. El gobierno muestra su peor faceta cuando se resiste al cambio. Nos ataca porque somos el cambio posible y superador. Subir otro escalón en esta democracia que construimos entre todos es nuestra consigna. Más soberanía, mayor justicia social, mejor democracia, protección del ambiente, desarrollo educativo-científico-tecnológico-industrial, modernización, integración regional. Todo para una vida mejor. El gobierno debería parar con sus diatribas contra Proyecto Sur. Debería aceptar que han cubierto una etapa importante en la conducción del Estado. La primera un poco mejor y la segunda de baja calidad. Que deberían pensar en entregar los atributos presidenciales a otra/o argentina/o elegida/o por el pueblo. Y que si su conciencia está limpia en torno a la fortuna que han amasado durante todos estos años pasando de 6 a 51 millones de pesos de patrimonio, para nada deberían preocuparse. Que todo será en el marco del orden institucional, el respeto a la Constitución y las leyes. Y en paz. Y que en ese contexto necesitamos dar pasos en dirección a encontrarnos con el proyecto revolucionario de 1810. El proyecto por el que lucharon los próceres de nuestra independencia y muchos compatriotas a lo largo de estos dos siglos. En esa dirección marchamos.
 
Como siempre en la historia la derecha es la que se opone al cambio. Ojalá no quede este gobierno en un lugar tan desubicado.
 
              Mario Mazzitelli.
Secretario General del PSA en Proyecto Sur

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email