Plaguicidas en agua: premio a periodista por nota al Foro Ambiental Córdoba y novedades


Asunto: Plaguicidas en agua: premio a periodista por nota al Foro Ambiental Córdoba y novedades

GACETILLA DE PRENSA

Plaguicidas en agua potable: Premio del PNUMA a periodista argentina por reportaje al Foro Ambiental Córdoba


Lo ganó la Lic. Silvana Buján, del programa ECOS, por FM Residencias de Mar del Plata


La Lic. Silvana Buján, de BIOS Argentina, encargada de prensa de RENACE acaba de ganar el Premio Latinoamericano y del Caribe del Agua, otorgado por el  Centro del Agua del Trópico Húmedo para América Latina y el Caribe conjuntamente con la Oficina Regional para América Latina y el Caribe de UNICEF y la Oficina Regional para América Latina y el Caribe de PNUMA, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.



El premio fue otorgado al reportaje Agroquímicos y Agua, emitido en su programa ECOS, por FM Residencias de la ciudad de Mar del Plata. En el mismo se aborda la problemática de falta de actualización de la nómina y niveles máximos permitidos para plaguicidas y cianotoxinas en el Código Alimentario Argentino, según lo desarrolla el informe elaborado por el Foro Ambiental Córdoba presentado a las autoridades en 2007.
Link para descargar el audio: http://www.megaupload.com/?d=YFGKM8PF


Contacto con Lic. Silvana Buján: 0223 479-2474 cel. 0223 5019937 silvanabujan@yahoo.com.ar


Novedades sobre el tema: la Comisión Nacional de Alimentos constituyó un Grupo de Trabajo sobre Plaguicidas y Cianotoxinas en Aguas a partir del informe presentado mayo de 2007 por el Foro Ambiental Córdoba.


Actualmente, 276 plaguicidas están habilitados por el SENASA y otros 26 están prohibidos. Sin embargo, sólo once son controlados en aguas para bebida. De los 276 habilitados, sólo dos se controlan.


La Comisión Nacional de Alimentos (CONAL) informó al Foro Ambiental Córdoba que se formó un Grupo de Trabajo sobre Plaguicidas y Cianotoxinas en Aguas, a fin de actualizar la nómina y niveles máximos permitidos para estas sustancias en el Código Alimentario Argentino. http://www.alimentosargentinos.gov.ar/programa_calidad/Marco_Regulatorio/test/inicio/graph/grup.htm
Dicho Grupo de Trabajo fue formado a raíz de un informe del Foro Ambiental Córdoba presentado en mayo de 2007 al Instituto Nacional de Alimentos (INAL), en el que propone el control sobre 33 plaguicidas y dos cianotoxinas en agua para consumo humano, y fija una propuesta de niveles máximos permitidos para esos 35 principios activos.
En este momento, la CONAL está relevando información referida al contenido de plaguicidas y cianotoxinas en las aguas de las distintas jurisdicciones del país, con indicación de la metodología de análisis empleada en cada caso.
La exposición a largo plazo de residuos de plaguicidas está asociada, en numerosos estudios epidemiológicos, a la existencia de enfermedades con largos períodos de latencia. El control por parte del Estado de residuos de plaguicidas y cianotoxinas en agua potable permitirá reducir las vías de ingestión que tiene la población para estas sustancias.
El informe puede consultarse en www.foroambientalcba.org.ar

El problema
Año tras año se sintetizan nuevos plaguicidas, algunos de los cuales alcanzan un uso masivo y generalizado. Sin embargo, la legislación que fija sus niveles máximos permitidos en agua no va al mismo ritmo que ese mercado. Por ejemplo, la Ley sobre Desechos Peligrosos data de 1993. Más atrasado en su contenido es el Código Alimentario Argentino (CAA). Por el atraso normativo, de los once plaguicidas indicados en el CAA tan sólo dos no están prohibidos por el Servicio Nacional de Sanidad Animal (SENASA). Los otros nueve ya fueron prohibidos totalmente entre 1990 y 2000, por lo que sería poco probable encontrarlos en agua, salvo que hayan sido usados en forma ilegal o que se detecte alguna traza de insecticida clorado que haya sido usado hace muchos años (por su larga persistencia en el ambiente).
Como comparación, por resolución 256/03 del SENASA están autorizados 276 principios activos de plaguicidas, sobre los cuales el SENASA ha fijado niveles máximos permitidos para productos agropecuarios (otros 26 plaguicidas están prohibidos).
Otro indicador del atraso normativo es que sólo uno de los 30 plaguicidas más vendidos en Argentina (según la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes, CASAFE), está contemplado en el CAA. Incluso, de los U$S 702.728.675 comercializados en 2005 por los 30 productos más vendidos, menos del 4% corresponden a este producto (el herbicida 2,4 D).
El CAA indica en su Capítulo XII las disposiciones para agua potable. Esta norma es fundamental en el país, pues es la usada para controlar la calidad del agua que distribuyen empresas y cooperativas que brindan el servicio de agua potable. Entre los parámetros químicos que se controlan están los valores máximos permitidos para sustancias orgánicas, entre ellas los plaguicidas.
Asimismo, el Foro Ambiental Córdoba también presentó en mayo de 2007 a la ex Dirección Provincial de Agua y Saneamiento de Córdoba (DIPAS) un informe similar sobre la necesidad de actualizar la nómina de plaguicidas y cianotoxinas indicadas en las Normas Provinciales de Calidad y Control de Aguas para Bebida.


¿Con qué criterios actualizar esta norma?
A nivel mundial la bibliografía es sorprendentemente escasa, porque la información ronda sobre los niveles de plaguicidas en productos agropecuarios y no sobre sus niveles en agua, donde llegan en forma indeseada. Existen algunos parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Ley de Desechos Peligrosos; sin embargo, no fijan valores máximos para ningún insecticida piretroide (generalizados en los '90) y menos aún para otros más recientes, como los neonicotinoides y fenil pirazoles. En virtud de esto, es necesario que toda fiscalización se realice en base a parámetros que se condigan con los productos y las tecnologías que son realmente utilizadas en el momento y en la región donde se pone en práctica dicho control. Por eso, se propone que se actualice la norma en forma bienal, a fin de que los análisis se sigan correspondiendo a los productos que se utilizan.
Por ejemplo, uno de los criterios planteados en el informe es incluir en el CAA a los plaguicidas citados en la Ley de Desechos Peligrosos. En esa Ley se fijan niveles guía de calidad para el agua proveniente de embalses, ríos o napas freáticas de donde se tome el agua para la población. Es lógico que los niveles máximos permitidos de plaguicidas en el agua potable sean al menos los mismos que para el agua de un embalse (incluso el agua para consumo humano debería tener niveles guía más estrictos, una vez terminado el proceso de potabilización, pero como mínimo vale la extrapolación).
También es necesario que se controlen las cianotoxinas, que son sustancias que producen las cianobacterias (o algas cianófitas) que prosperan en lagos eutrofizados que son usados como fuentes de agua potable.
El informe elaborado por el Foro Ambiental Córdoba propone ampliar el control sobre 33 plaguicidas y dos cianotoxinas en agua para consumo humano, y fija una propuesta de niveles máximos permitidos para esos 35 principios activos.

SE ADJUNTA EL INFORME - AGRADECEMOS SU DIFUSIÓN

Biól. Federico Kopta - Cel. 351 3 014 015



__________

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguinos por Email